Amigurumis

Amigurumis
El amigurumi es en Japón algo más que un simple pasatiempo, ya que forma parte de la cultura kawaii, término que podría traducirse como mono, tierno, adorable.
Más allá de su uso como figurita decorativa o juguete, el objetivo que persiguen los amigurumis es alimentar el espíritu de niño que todos llevamos dentro. Según la costumbre, cada amigurumi posee un "alma" que lo convierte en el compañero y confidente de por vida de su dueño, proporcionándole protección y consuelo en los momentos de estrés y tristeza.
Estas figuritas son objetos de apego ligados a conceptos de amistad, complicidad y compañía. Proporcionan protección y seguridad a su propietario. En algunos casos, son usados como amuletos personales y también en casas, negocios y puestos de trabajo. En Japón, es usual verlos en las oficinas, al lado de los ordenadores como un símbolo de apego o adorno personal, o como recordatorio de respirar, sonreír y hacer una pausa.
Por lo general, los amigurumis se tejen usando lana o hilo de algodón. Estos materiales varían en grosor, color, textura y en composición, que van desde 100% lana de oveja a la utilización de fibras sintéticas, como el acrílico y spandex en distintos porcentajes.
Para tejerlos, se usan agujas de crochet o ganchillos. La relación entre el grosor de la hebra y el ganchillo determinará la tensión del tejido; lo ideal es que el tejido quede lo suficientemente ajustado para que el relleno no sea visible y lo bastante holgado como para que el amigurumi quede suave y siga manteniendo su forma característica de peluche.
Para el relleno de los amigurumis, se usa espuma o fibra siliconada (algodón o pluma sintética) como la que lleva cualquier peluche de relleno. Recientemente, se ha impulsado el uso de rellenos reciclados, tales como retazos de telas, sobras de estambre, arena o arroz, garbanzos o huesos de frutas. El relleno depende del resultado que se espera, siendo el amigurumi más ligero o pesado, maleable o rígido, pequeño o grande, etc...

Anillo mágico

En los patrones de amigurimis, en general, es posible identificar un carácter japonés que simboliza un anillo. Esto significa que se debe iniciar esa pieza utilizando la técnica conocida como anillo mágico, la cual no deja ningún orificio al iniciar el tejido. La magia de este anillo está dado al poner todas las intenciones creativas para que este inicio sea el corazón que dará vida y personalidad al amigurumi.

En la actualidad existen algunas tendencias de Amigurumi:
  • Amigurumi clásico

    De cuerpos largos y delgados, extremidades largas y apenas tienen expresión o muchos detalles. Un ejemplo de estos Amigurumis es Amineko, son peluches que nos recuerdan a los clásicos muñecos de trapo.

  • Amigurumis Kawaii

    Consisten en Amigurumis más pequeñitos, y con una estética más kawaii, suelen ser con cuerpos cabezones y con colores más llamativos o colores pasteles, algunos decorados con hartos detalles, con aplicaciones en fieltros, telas, entre otros, y suelen ser muy adorables.

  • Amigurumis Frikis

    Un estilo libre que permite modelar casi cualquier cosa, generalmente se pueden hacer como los típicos dibujos animados, personajes de caricaturas, películas, etc.

También se está desarrollando con mucha fuerza un movimiento llamado "ganchillo freestyle", que mueve a más y más gente cada vez a realizar sus propios muñecos sin otra ayuda que la de su imaginación. Los Amigurumis son hermosos y entretenidos de hacer, cada uno constituye un desafío y luego se convierte en un acompañante o en un hermoso regalo para alguien especial.

6
8
3
2
1-2
5
1-3
4